lunes, 9 de noviembre de 2009

La Crisis Del Modelo ISI

El modelo ISI tendría el desarrollo industrial como eje principal, mediante el cual se lograrían ambos cambios objetivos: La industrialización del país y la superación de la pobreza. Tomando como base las ideas Keynesianas de proteccionismo, el sistema debía asegurar el desarrollo de la industria interna a través del alza de precios a los productos extranjeros, situación que estimularía la producción de estos a nivel nacional.

Cuando comenzó el último gobierno radical el estado de compromiso entró en crisis y se estancó el modelo ISI, desatándose una crisis económica y social en el gobierno que lo siguió, el de Ibáñez.

Uno de los factores que contribuyó a su fin fue el rompimiento definitivo de la alianza que los llevó al poder. La alianza política del frente popular, rota en 1941, terminó finalmente con la expulsión de los comunistas y su proscripción en 1947. Se criticaba la forma de hacer política, basada en concesiones mutuas y permanentes transacciones.

En 1954, Chile completó 20 años de crecimiento económico sostenido; sin embargo, los principales objetivos propuestos no se habían cumplido y había claras señales de que el país entraba en una fase de estancamiento económico, caracterizado por:

“Dependencia externa”: No se logró disminuir, pues las industrias creadas en estos años requerían importa constantemente repuestos y tecnología. Así, cuanto más crecía las industrias nacionales, más aumentaba la dependencia del extranjero.

“Inflación”: Los problemas estructurales de la economía produjeron una inflación incontrolable. En 1950 llegó a 16,7 % y en 1955 a 76,3%. Para enfrentar el problema, el estado recurrió a la emisión monetaria, imprimiendo dinero que era repartido a través de sucesivas alzas de salarios.

“Estancamiento productivo y falta de inversión”: La inestabilidad política se reflejo en una serie de huelgas pues la modernización no lograba satisfacer la demanda interna y el sector industrial. La CUT llamó a paros generales en 1954 y 1955, a los que se sumaron los trabajadores del cobre, gas, industrias metalúrgicas, del salitre, la electricidad. Y los empleados públicos, situación que debilitó aún más al gobierno y la inyección de nuevos recursos.

Una posible solución a la crisis salio en 1955 el gobierno de Ibáñez contrató una consultora estadounidense, Klein & Sacks, para que los asesorara en cómo abordar el problema de la inflación.

1 comentario:

  1. No hay imagen que ilustre el tema. Lo siento, pero usted aún no entiende la necesidad de ilustrar un tema.

    ResponderEliminar